• Guam García

¿Cómo combatir tu hambre nerviosa?

Si la comida es tu medio preferido para hacer frente al estrés, no estás sola. Tener un refrigerio o comida favorita, desde pizza, papas fritas hasta sushi, para satisfacer tus necesidades emocionales, reducir la ansiedad y aliviar el estrés es una práctica muy común. Aquí te mostramos cómo combatir el hambre nerviosa cuando estás en casa.





Aquí hay 5 remedios que pueden ayudarte a controlarla el hambre y también a mejorar muchos otros aspectos de tu salud.


¿Qué es el hambre nerviosa?: síntomas y cómo reconocerla


El hambre nerviosa implica el uso intermitente de la comida como un mecanismo de alivio inmediato del malestar: comer te ayuda a sentirte mejor de inmediato, o al menos eso parece. Generalmente, no tiene nada que ver con el hambre física, sino con tratar de apaciguar, o suprimir por completo, sentimientos y situaciones desagradables.


El hambre nerviosa casi siempre se enfoca en los llamados "alimentos reconfortantes": aquellos que mentalmente nos devuelven a un período más despreocupado de la infancia los más ricos en azúcar, grasa o ambos.


¿Por qué el estrés provoca hambre?


Si deseas combatir el hambre nerviosa, debes comprender qué lo causa. El hambre nerviosa responde a una necesidad psicológica o emocional que no tiene nada que ver con el hambre real. El hambre emocional es, por tanto, una respuesta a los sentimientos y emociones que uno experimenta.


La explicación psicológica


Las emociones negativas (estrés, ansiedad, aburrimiento) pueden provocar una sensación de vacío interior o, literalmente, un vacío emocional. Así terminamos atribuyendo a la comida la tarea de llenar este vacío: al comer, creamos una falsa sensación de "plenitud" temporal.


La causa biológica


La razón biológica para comer en exceso cuando se está estresado podría ser la acción del cortisol. El estrés persistente provoca una secreción excesiva de una hormona llamada cortisol, y los altos niveles de cortisol en la sangre están relacionados con un aumento del apetito. De hecho, se ha encontrado que los niveles de dicha hormona relacionados con el estrés son significativamente más altos en mujeres obesas que en aquellas con un peso más saludable, aunque este vínculo no siempre se traduce en comer en exceso.


En concreto, puedes controlar el hambre nerviosa con estos 5 remedios:


1) Para vencer el hambre nerviosa, elimina la tentación ¿Estás acostumbrada a poner un tarro de galletas o de caramelos de colores en la alacena para amenizar la cocina? Advertencia: tener alimentos tentadores a la mano puede llevar a comer con frecuencia, incluso cuando no tienes hambre. Es mejor mantener los alimentos especialmente golosos fuera de la vista, por ejemplo en una despensa o alacena: productos horneados, dulces, papas fritas y galletas.


2) No imponerte restricciones demasiado duras. Una de las reglas nutricionales más importantes a seguir para evitar comer en exceso es no privar al cuerpo de alimentos. Una dieta demasiado restrictiva o un consumo demasiado bajo en calorías puede llevarte a darte un atracón de alimentos hipercalóricos y, en general, a comer en exceso.


3) Saca ese chef que llevas dentro. Quedarse en casa es duro, sí, pero también tiene algunas ventajas. Al no tener la oportunidad o la necesidad de comer fuera, las personas cocinan más y con mayor variedad de ingredientes, lo que, como se ha demostrado, mejora la salud en general. Además, planificar las comidas con anticipación puede ayudar a matar el tiempo, mejorar la calidad de la dieta y reducir el riesgo de obesidad.


4) Bebe lo suficiente. Mantener una hidratación adecuada es importante para la salud en general y puede ayudar a controlar el hambre nerviosa. Entre otras cosas, la deshidratación puede provocar cambios en el estado de ánimo, la atención y los niveles de energía, lo que también puede afectar los hábitos alimenticios.


5) Evitar el aburrimiento. Finalmente, la clave para controlar el hambre nerviosa es evitar aburrirse. Cuando de repente te encuentras con mucho tiempo libre extra, el aburrimiento puede aparecer rápidamente, pero puedes evitarlo haciendo un buen uso de tu tiempo. Emprender un nuevo negocio, cultivar un pasatiempo o comenzar un nuevo proyecto no solo puede evitar el aburrimiento, sino que también puede hacerte sentir más realizada y, por lo tanto, ¡menos estresada!


1 visualización0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo